Alguien quiere ver muerto a Emilio Malbrán.

Regalo de cumpleaños del gran Sebastián Rangugni, alias Shangu. Tengo un problema existencial con los cuentos, no me gustan. Tengo otro gran problema con este libro, admiro al autor. Dicho esto ahí van mis reflexiones.
No es una novela, son varios relatos del mismo personaje, el periodista Emilio Malbrán, alter ego de un jóven Fernández Díaz. Anoticiarme de que no era una novela me hizo que fruncir la nariz. Pero, por haber sido escrito por quien lo hizo, seguí adelante. Y debo confesar, con algo de vergüenza, ¡que me encantó!. Me gustó mucho mas, cuando al concluir, el autor dedicó unas cuantas páginas al epílogo. En el, el autor de hoy se encuentra con sus relatos del pasado y cuenta como y quien era cuando los escribió y sus "indecisiones" actuales al momento de re-editar esta obra: ¿Borro al que fui, o lo dejo seguir existiendo?.
Unos excelentemente elaborados relatos "negros", genialmente ambientados en una Buenos Aires de finales de los 70, principio de los 80. Si les gusta el género, yo diría que no deben dejar de leerlo, si además les gusta Fernández Díaz, entonces tíldenlo de imperdible.


Me acordé tarde de marcar las frases que me llaman la atención asi que solo dejo un par para el recuerdo.

[...]Nos presentaron unos amigos en común y al principio todo fue gimnasia, con mucho sudor y poco cariño.[...]

[...]La lluvia inundaba las calles de cordón a cordón y el limpiaparabrisas fracasaba una y otra vez en despejarme la vista.[...]

Iosi, El espía arrepentido.

Me comí una operación de alguien. No se de quien, pero de alguien.
Jorge Fernández Diaz, entrevistó a Miriam Lewin, coautora del presente libro, en su programa de radio. Una entrevista por demás interesante, si bien tenía como fin específico la promoción de este libro. Por supuesto que me quedó dando vueltas en la cabeza, y aunque no lo compré inmediatamente, la última navidad me dió el motivo de comprarlo como regalo para mi socio (a sabiendas de que sería mangueado en algún momento futuro.).
El libro, está muy bien escrito, ambos autores cuentan la misma historia desde sus respectivos puntos de vista, y adjuntan en el libro sendas copias de escritos, credenciales, recibos, etc que acreditan la veracidad de la existencia de este espía.
Hasta ahí todo bien. Sin embargo, promediando el libro, comienzan a patalear en contra del periodista Gabriel Levinas, desarrollando una suerte de "traición" que del mismo relato de los autores se desprende que no es tal. Ya empecé a fruncir la nariz, (¿y esto?). Avanzando el libro, relatan la participación del fiscal Nisman, a quien declaran como una persona que no les gustaba, pero que sin embargo fue de los pocos que les dió una mano real, es decir, lo recategorizan a héroe. Pero, casi finalizando dejan entrever que la historia del "suicidio" del fiscal es completamente verosímil para ellos (¿eh?). Y, para completar la oferta, pintan a Nilda Garré como "batichica", una funcionaria que se involucró tanto con la resolución del caso que por eso la removieron... (¿me están jodiendo, no?). ¿Cuales son las conclusiones a la que pretenden que uno arribe?:
1) La Amia y la embajada de israel no pudieron hacerse sin la connivencia de las fuerzas de seguridad locales. Correcto, adhiero.
2) El gobierno de Carlos Saúl I de Anillaco tuvo bastante que ver en el tema. Correcto, adhiero.
3) En la policía federal argentina subsisten cuadros de la época de la dictadura militar que operan en las sombras con una agenda política propia. Correcto, adhiero.
4) El único gobierno que hizo algo por el tema fue el de Néstor y Cristina Kerner. El hecho de que se les "suicidara" un fiscal y su canciller pactase en forma secreta con Irán impunidad para los responsables de los atentados a cambio ¿de?. Es solo una pequeña mácula que no invalida la impecable Gestión de Nilda Garré... ¿en serio?, discúlpenme si no les compro esto... ah no, ya lo compré... en fin. 3 Javitos porque está muy bien escrito, a pesar de todo.

Solo una pequeña cita que me hizo reir mucho:
[...]Lo noté anhelante y angustiado. Se sentía perseguido y, de inmediato, me percibí igual. Recordé una frase de Woody Allen: "Soy paronico. Pero además me siguen."[...]
El Capitán Alatriste.

Siempre habla muy bien de esta colección, mi amigo Sebastian Rangugni. Y en los últimos tiempos he escuchado varias veces a este autor en el programa de radio Pensándolo Bien, de Jorge Fernández Díaz. Ambos son amigos, y me resultó una persona muy interesante. Si bien se trata de una obra de ficción, entiendo que tiene un riguroso marco histórico, aparecen varios personajes reales, y la verdad se hizo muy entretenida su lectura. No le doy 5 javitos, porque hoy en día me hago el refinado literario que espera algo mas de un libro. Pero la verdad que es un gran libro. Estoy leyendo el segundo libro, también viene bien. Y si bien no se trata de una "saga", en el sentido de no ser un misma historia que continua (son las que mas me gustan), si continúa con la construcción del/los personajes. Gran libro para un joven de entre 15 y 18 años, creo que lo podría iniciar de cabeza en el mundo de la lectura.